Isabella es la mitad de mi nombre, la mitad de quien soy.

Justo como lo que sucede en un blog, es muy difícil ser completamente franco y mostrar todo lo que uno piensa, siente e imagina en un lugar público como este, así que sólo se deja ver parcialmente la verdad, sólo la mitad, sólo lo que uno quiere y lo que la gente que lee alcanza a entender.

Espero que esa mitad sea muy reveladora, interesante y divertida para quien desee adentrarse en ella.

Anuncios