Wonder Woman Imagen de la película

Se nos ocurrió llevar al crío de cinco años a ver Wonder Woman, preguntamos entre las amistades y al no tener sexo, groserías ni sangre nos recomendaron que sí lo lleváramos.

Dos horas y media de una trama densa que navega entre mitología y Primera Guerra Mundial, con una filosofía sobre el origen del mal que requiere de atención, para adultos una película muy bien lograda. 

En cuanto al tema del universo DC mejor le preguntan a mi marido o algún experto, me parece que cubre las expectativas, pero mis expectativas son muy bajas en cuanto a cómics.

Amazonas que revindican el #GirlPower, un poco extremistas en el tema de género, ya que no necesitan hombres ni siquiera para procreación. 

La Mujer Maravilla/Diana tiene un buen desarrollo, al principio se muestra ingenua, encerrada en la Isla Paraíso, en dónde todo parece color de rosa, su historia disfrazada de cuento para niños no la deja ver la realidad hasta que se encuentra con ella cara a cara, el personaje va tomando un matiz muy bueno como heroína. 

En cuanto al asunto maternal, no me gustó llevarlo; le generó muchas dudas sobre la guerra y los alemanes. Hoy preguntaron en un grupo en Facebook si llevarían a sus niños, di mi opinión y me sorprendió la respuesta de otra mamá; la parafraseo expresó que esos temas son cotidianos y que evitarselos a los niños es como tenerlos en una burbuja, incluso me preguntó por qué no había salido de la sala, si me sentía incómoda. 

Ya no quiero hacer polémica, esos grupos son un caldo de cultivo para los pleitos, por eso respondo aquí su pregunta.

No me salí porque mi esposo y yo estábamos disfrutando la película, porque mi hijo estuvo tranquilo las dos horas y media, no me salí porque en ese momento no pensé en la repercusión del tema en mi crío. Cuando al salir me preguntó “¿por qué los alemanes son tan malos?”, fue cuando me di cuenta de que no había sido buena idea.

Mi hijo no vive en una burbuja, pero si tiene cinco años. ¿Es esa edad para explicarle la guerra? Tengo 28 años más que él y aún no la entiendo; he estudiado historia, filosofía, sociología y no la entiendo; he leído libros sobre ella y no la entiendo. Es una aberración, se pelea sin sentido, trayendo más daño colateral que beneficios, cómo le explicó esto a mí hijo, no vive en un mundo rosa, pero ese tema es tan ajeno que no lo puedo explicar. 

Qué yo haya cometido la imprudencia de llevarlo solo me da una perspectiva para dar mi consejo y ese es: no lleven niños menores de 12 años.

Ojalá hubiede leído un poco los cómics para saber a qué me iba a enfrentar.

Anuncios