Aunque mi corazón se detuvo por un momento mientras me despedía, hoy no lloraré.

Estoy serena porque tome la mejor decisión, ver por mi, se que hice lo que debía, mientras el amor propio este bien puesto, justo en su lugar, nunca excedido.

Me siento triste por tu ausencia, aunque me soy suficiente para levantar la cabeza ante los contratiempos. Esta decisión es lo mejor para todos, gracias por lo que me enseñaste.

Anuncios