Me encuentra el medio día entre lágrimas nuevamente, será que tengo tanto tiempo intentando no desvanecerme que ahora que las he soltado no quieren contenerse más.

Entre mis demonios y las palabras difusas me enredo en un cuento de hadas que me relato constantemente, quizá el problema es que aún no se decide el final, mis demonios se empeñan en traer señales de que acabará en desamor, por eso las lágrimas.

Necesito una palabra que me haga espantarles y recobrar la esperanza de que tendremos un final feliz.

Anuncios