¿Qué pretendes?

Buscar ser un buen padre y salvaguardar la felicidad de nuestro hijo, entonces acércate. 

Buscas vanagloriarte con los triunfos del niño, pues eso apaga tu consciencia y eleva tu ego, entonces veté por dónde viniste. 
Aquí la cosa ya no es diplomática, no aceptamos a mediocres, faltos de cariño que vengan a desgraciar nuestros días. Para días grises tenemos con los de invierno y hasta en esos los hacemos de arcoiris y sonrisas. 

Que toda paciencia tiene un límite y la mía ya está muy entrada en impaciencia. Alejate y vive tu vida, vive y deja vivir. 

Anuncios