¿Y si te casas conmigo?

Vamos suponiendo que te conozco y que tus suspiros me quitan el aliento, que en tu recuerdo me arrullo para comenzar a soñar y eres lo que más ansío por las mañanas.

Porque esperar que el amor llegue con la magia que suelen describir ya me canso, ya no quiero conversar con nadie nuevo esperando que haya una marea en mi interior. Sólo quiero paz.

Quiero llegar a casa con las bolsas de víveres y me recibas con un beso mientras las tomas, recorrer la vida sintiendo que nos acompañamos y sujetar con fuerza tu mano cuando el camino sea incierto.

Cásate conmigo y no tendremos un cuento de hadas, sólo largas charlas envueltos en las sábanas después de hacer el amor. Tendremos desayunos, comidas y cenas repletos de especias, nuestro hogar tendrá aroma a maple y compartiéremos los sueños y metas por acuerdo y convicción.

Y si te casas conmigo y yo contigo y dejamos de estar solos para formar algo juntos. Prometo tender la cama y besarte en la frente antes de ir a trabajar para que te quedes con mi calidez en el corazón y regreses a mi con una sonrisa.

Cuidaremos a los hijos, como se cuidan los préstamos, esperando hacer personas de bien, para verlos crecer y volar. Te prometo una casa enloquecida por ese proceso, con instrumentos musicales, crayones y sueños, con sonrisas y cantos, respeto y esmero.

No me ames con la pasión de la juventud, aprende a quererme porque te acompaño, porque somos dos personas decidiendo estar aquí en el mismo espacio para ayudarse a crecer. Decide por mi y cásate conmigo.

Anuncios