Cuestionar la bondad

Estoy cansada de creer en la gente, cuánta razón tenías al decirme que era ingenua, en ese entonces lo tomaba como un desvarío tuyo o, en ocasiones, como un insulto a mi naturaleza noble. Ahora lo entiendo.

Me gusta pensar que en todos existe algo de bondad, que en general las personas están ávidas de recibir amor y atención y por lo tanto de darlo. Pero ahora entiendo que la realidad es otra, que debiera subir mis estándares y darle un voto en contra hasta que demuestre lo contrario, partir del hecho de que hay maldad, mediocridad, egoísmo y mucho mucho egocentrismo. Debiese tomar mis precauciones y cuestionar cualquier acto antes de aceptarlo como bondadoso, leer entre líneas, conocer lo que en lo profundo espera obtener a cambio.

No se si estoy convencida en cambiar mi naturaleza ingenua, pero no encuentro otra forma de proteger mi corazón, la bondad escasea y no me deja otro remedio.

Anuncios

4 comentarios

  1. Decía un profesor en la universidad “piensa mal, y acertarás”. Durante todo un semestre pelee mucho con él respecto a la naturaleza de su frase y el voto de confianza para las demás personas. Siempre di argumentos sólidos muy similares a lo que comentas “Me gusta pensar que en todos existe algo de bondad, que en general las personas están ávidas de recibir amor y atención y por lo tanto de darlo”. Pienso de la misma manera, sin embargo, al final del semestre, el profesor me dijo que mi pensamiento (y convicción) no es errada, sin embargo, tampoco se trata de abrirnos al cien porciento con todos, o de confiar plenamente en cualquier persona. Que si bien todos tienen “un poco” de bondad, nobleza, etc dentro de sí, no todos saben externarlo, ni desean hacerlo.

    Hace falta crear lazos, bases y vínculos para abrir ese trecho con muchas personas, lo que lo refería a su frase. Al “pensar mal” (y no hablaba propiamente de pensar mal) se trata de esperar lo peor de los demás, de asumir que todos son capaces de “lo peor”, sin la necesidad de hacerlo.

    Tal vez estoy enredando el argumento, la cuestión es que hay para un lado y para el otro, se trata de no esperar “lo mejor” de todos, de tener reservas, de estar conscientes de cualquier cosa, de ser precavidos y de esperar “lo inesperable”.
    Sin embargo, al final todos somos personas, y en el fondo, hay de todo.

    Volviendo a tu texto: no cambies tu naturaleza, sé íntegra, sé tú misma, pero sí ten mucho cuidado y protégete de todo el mundo. No dejes que te dañen, no dejes que abusen de ti, no te dejes intimidar o utilizar. Crea la confianza poco a poco. Sé paciente, deja que pasen meses… bien dicen, “Roma no se construyó en un día” ¿por qué tu corazón habría de abrir sus puertas en unas horas?

    Saludos y un gran abrazo 😀

  2. La bondad no es símbolo de ingenuidad, cada persona es de una forma. Hay personas que no son felices e intentan que nosotros no lo seamos, se aprovechan de nuestra bondad y después nos traicionan. Y aunque sea en minoría, también hay buenas personas, con paciencia y tiempo estas se acercarán a tí, te lo digo por mi propia experiencia. Y a quien te duela, déjalo lejos de tu vida 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s