Estoy cansada de creer en la gente, cuánta razón tenías al decirme que era ingenua, en ese entonces lo tomaba como un desvarío tuyo o, en ocasiones, como un insulto a mi naturaleza noble. Ahora lo entiendo.

Me gusta pensar que en todos existe algo de bondad, que en general las personas están ávidas de recibir amor y atención y por lo tanto de darlo. Pero ahora entiendo que la realidad es otra, que debiera subir mis estándares y darle un voto en contra hasta que demuestre lo contrario, partir del hecho de que hay maldad, mediocridad, egoísmo y mucho mucho egocentrismo. Debiese tomar mis precauciones y cuestionar cualquier acto antes de aceptarlo como bondadoso, leer entre líneas, conocer lo que en lo profundo espera obtener a cambio.

No se si estoy convencida en cambiar mi naturaleza ingenua, pero no encuentro otra forma de proteger mi corazón, la bondad escasea y no me deja otro remedio.

Anuncios