¿¿Será que mi subconsciente me manda señales extrañas??

En las últimas semanas he visto un montón de hermosas bebitas por todos lados, empezando por la hermosa nena de una de mis más allegadas amigas, mi corazón brinca de gozo cada vez que me acerco a estas preciosas criaturitas. A esto, le sumó la tierna reacción que tiene mi hijo cada que las ve, su hermosa vocecita diciendo bé-bé! y su gesto de amor realmente me conmueve.

Incluso me anime a pedirle a una señora que me dejara cargar a su nena, durante el festival de mi hijo en la guardería; mi exmarido (la persona menos tierna que existe) casi se infarta cuando me vio con la niña, “regresala, no se te vaya a antojar”, cómo si se contagiara como gripa.

Quizá es sólo que mi pequeño se convierte velozmente en un niño grande. Poco a poco ha dejado de ser bebé, sus logros son impresionantes: brinca, corre, habla, come solo, intenta decidir sobre cada cosa y se hace escuchar. En la misma medida que disfruto su crecimiento, me encantaría que se quedara pequeñito para sostenerlo en mis brazos como la primera vez.

Me pregunto si será que en el fondo tengo dudas sobre esto del hijo único.

20140608-104719 p.m.-82039362.jpg

Anuncios