Estoy tan preocupada por todo que me cuesta trabajo disfrutar, he pasado tanto tiempo enojada, que me han faltado las palabras para agradecer a la vida por tanto aprendizaje y para mostrarle gratitud a la gente que ha marcado mi vida.

Tanto dolor ha estado en mi corazón que en ocasiones quisiera deshacerme de quien me ha dado la oportunidad de ser madre. Quizá se portó como un patán, pero tiene el mérito más grande: ser el papá de este hermoso bebé que se levanta cada mañana buscando un beso de mamá y me obliga a salir adelante de cualquier situación.

Pido fuerza de espíritu para amarlo como debo, para olvidar el plan que teníamos y dejar de sufrir por los drásticos cambios. Esto es lo que tiene que ser, no más, no menos.

20140601-020149 a.m.-7309251.jpg

Anuncios