Los días de mamá transcurren muy rápido, una siempre está ocupada en mil y un detalles que hacen falta, limpiar, lavar ropa, biberones, ponerlos a desinfectar y todo lo que conlleva el cuidado del crio, peor aún si intentas trabajar.

El otro día despertamos a las 8:00 am, nos metimos a bañar, le di leche, lo deje dormidito, me dispuse a trabajar, despertó, lo consolé, le di más leche, se volvió a dormir, me dispuse a trabajar, despertó, lo consolé, le di más leche, se volvió a dormir, me dispuse a trabajar y a las 12:00 no había logrado hacer nada…

Anuncios