Hoy es mi día de deseos utópicos. La fantasía llena mi corazón de posibilidades que sólo existen en mi cabeza.

Por ejemplo imagino mi vida a lado de un hombre casado, que tal si por alguna razón decidiera dejar a su mujer. Sería como la bruja de un cuento que se queda con el caballero, pero qué tal si este hombre está enamorado de mi y su esposa no lo hace feliz, ¿así sería la buena de la novela (de Televisa, obviamente)? Creo que es imperativo que deje de ver televisión nacional, me están secando las neuronas.

Por otro lado podría ser que mi marido despertará un día iluminado por todos los santos a los que les he rezado para hacerlo ver la luz… entonces en ese panorama podría ponerme exigente, pero sólo para traerlo al buen camino, no porque sea impositiva.

¿Qué le pediría que hiciera? Como que ciclada con tanto problema y discusión no logro visualizar un futuro con él, pedirle que regrese a ser el hombre del que me enamore suena ridículo y muy ambiguo. Necesito algo contundente, condiciones específicas y una actitud de cambio evidente.

Hoy no tengo ganas de lidiar con mi realidad, por eso me inunda un deseo tremendo de una familia convencional y un papá de tiempo completo para mi pequeño. Creo que me hace falta ponerme a leer, es mejor salida que la divagación eterna…

Anuncios