Lo siento

Supongo que es difícil decir “lo siento”, pero es más difícil nunca decirlo y perder todo por lo que se ha luchado en un día, cuando esa persona que estuvo esperanzada de escucharlo ya no espera más y te empuja lejos de ella.

Para mi es difícil ver a alguien arrepentido de sus acciones y no poder intervenir porque su orgullo no lo deja ver qué sucede en realidad. Estoy cansada de buscar tener la razón, de nada sirve.

Sólo me queda hacer oración para brindarle luz a tu corazón, espero que después de este gran descalabro encontremos luz y humildad para volver a construir un futuro cada quien por su cuenta.

Anuncios

Un comentario

  1. El orgullo muchas veces nos mantiene de pie, pero otras tantas es lo que no nos permite levantarnos.

    La vida nos enseña trazos de humildad para poder diferenciar cuándo es oportuno dejar que el orgullo nos guíe y cuándo tirar la toalla en ese aspecto es la mejor opción.

    Qué bello es ver que tú sabes cuándo es el momento adecuado, eso habla mucho de tu madurez como persona. Ojalá más pudiesen encontrar eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s