Sin jugo… Sin sabor… Sin ganas… Últimamente el hastío llena mis días. Cada hora es igual a la anterior, de a poco se me van los días que parecen eternidades y la monotonía invade todos mis recuerdos, mis sueños y, sobre todo, mis ganas de escribir.

Mi cuerpo ha protestado. Me despiertan los más extraños sueños y mis tranquilidades se perturban con deseos no explorados que me visitan por las noches o, peor aún, con recuerdos de eventos que no sucedieron y jamás podrán suceder.

Sin tranquilidad despierto y deambulo por los días sin entusiasmo, ni la temporada de lluvias y huracanes logra perturbar esta infortunada situación, ojalá lavará esta zozobra para que vuelva a resplandecer la inspiración para la escritura.

Parece que esta entrada es el primer paso para que esto ocurra…

Anuncios