¡Qué mejor que un viernes para celebrar y hacer una oda a lo más kitsch de la vida!

Resulta que… comienzo mi día en la misma estación radiofónica de todos los días, cero noticias, cero comentarios intelectuales, pura diversión y tontería para garantizar una mañana sin estreses y sonriente; ya supere los noticieros, no dejan nada bueno.

Sin embargo hoy fue más que especial, lo naco e irreverente les salió con más ganas, salí de la casa escuchando a los Ángeles Azules, un grupo cumbianchero, que regularmente escuchamos en los momentos más alcoholizados de las bodas o en las pintorescas fiestas de pueblo.

¿Quién no sonríe con estas letras tan profundas?

 es callada, tímida, inocente y tiene la mirada,
le tomo la mano y siente algo extraño la abrazo,
me abraza y empieza a temblar a temblar de miedo
diciéndome que nunca había sentido sensación así,
en su vida así en su vida.

 El mejor estribillo que alguien haya escrito para describir a una cría de 17 años enamorada por primera vez. Esto me inspiro para sacar mi libro de cabecera para los momentos de depresión (cómo no me acorde de él ayer, mientras tristeaba y hacía drama…)

Mi fabuloso libro (por aquello de seguir en el mes del día del libro) se llama FIESTA, ¿qué mejor nombre para hablar de positividad? Lo mejor no es el contenido del libro, que salve decir es bastante animoso, es el arte del libro en el más puro estilo del kitsch mexicano con flores y colores estridentes que en una pequeña mirada te ofrecen una sonrisa.

Toda una gama de inspiración para un fabuloso viernes que tiene potencial de cumbianchero… ya tengo ganas de descubrirlo.

http://www.youtube.com/watch?v=4qPt0RtzGvk

(03:20pm) … y qué encuentro otro recuerdo lindo para estar sonriente… dulces del pasado.. http://www.chilango.com/restaurantes/nota/2011/04/27/dulces-de-la-infancia

Anuncios