Palomitas para los imprevistos y una pomada para el corazón. Unas flores para adornar y un par de cobijas para abrigarnos del frio. Un sombrero, un reboso, unos zapatos altos. Jitomates, cebollas, un par de aguacates.

Tantas cosas que uno necesita para vivir cada día, la vida se va tejiendo de a poco para brindarnos nuevas esperanzas, en su red van quedando los nuevos recuerdos que se entrelazan con los pasados.

En mi primera noche sola en mi nuevo apartamento, mil ideas recorrieron mi mente, las emociones inundaron mi mente y dormir profundamente en un sueño reparador. Todo nuevo, un mundo por descubrir, una vida nueva por vivir.

Comienzo este nuevo cuento con una sonrisa y sin prisas.  ¡Bienvenidos sean los sueños y los amigos a mi nuevo hogar!

Anuncios